Darren McGarvey

    1   


    Safari en la pobreza. Entender la ira de los marginados de Gran Bretaña

    Darren McGarvey - 22-02-2019

    Tamaño de texto: A | A | A

    Prefacio

     

    Si bien empezó siendo un proyecto paralelo a mi trabajo de rapero y columnista, poco a poco este libro fue ocupando cada momento lúcido de mi vida, hasta que tuve que aplazar o cancelar todos mis demás compromisos para terminarlo. Me llevó más de un año y medio. El 14 de junio de 2017, dos días antes del plazo final, desperté para enterarme de que se había incendiado un bloque de pisos en el oeste de Londres.

     

    Como a todos, las imágenes me espantaron, consternaron y conmocionaron. A lo largo de la mañana, se ampliaron las informaciones sobre lo que para entonces era el esqueleto humeante de la torre Grenfell. Oímos historias sobre quienes habían quedado atrapados en los pisos superiores, obligados a arrojar a niños pequeños al vacío antes de ser consumidos ellos mismos por las llamas. También se contaron historias de heroísmo y sacrificio sobre personas que entraron corriendo en el edificio para despertar a los vecinos sin pensar en su propia seguridad. No pude evitar pensar en los teléfonos que debieron de haber sonado en los bolsillos de los muertos.

     

    Más tarde, ese mismo día, nos enteramos de que las víctimas que se sabían al borde de la muerte habían dejado mensajes de despedida en las redes sociales. Se me llenaron los ojos de lágrimas al pensar en el valor que habían demostrado en circunstancias desesperadas. Atrapados entre la cortina de humo y el fuego que rodeó sus hogares mientras dormían, aquellas almas valientes habían afrontado sus últimos momentos con una dignidad increíble. Pensé en mi propio hijo e imaginé tener que decidir entre arrojarlo por la ventana, buscando la escasa probabilidad de que sobreviva, o estrecharlo en mis brazos hasta que nos consumieran las llamas. Semejante elección es terrible de solo pensarla. Los residentes de Grenfell tuvieron que tomar decisiones como esa.

     

    Aquella hoguera atroz, que se inició en un apartamento para luego subir y propagarse por el resto del edificio, no fue provocada con malas intenciones. Aquella bola de fuego no fue obra de un acto terrorista. Aquel infierno fue un desastre evitable; la confluencia del error humano y una incuria a escala industrial. Los días siguientes, el Reino Unido, ya tambaleante por un resultado electoral que había debilitado seriamente al Gobierno central, se acercó al abismo de los disturbios civiles. La primera ministra, Theresa May, acusada de un mal liderazgo en respuesta al incendio, se subía deprisa a un coche mientras era abucheada por los residentes de Grenfell. Los noticiarios mostraban una comunidad profundamente traumatizada que intentaba reorganizarse en medio de un vacío de liderazgo. Sobre el terreno, las autoridades no lograban responder a la crisis. No se aclaraba cómo podían encontrar apoyo las víctimas y se desconocía el número de muertos. Ni las autoridades locales ni el Gobierno central conseguían desempeñar sus funciones básicas.

     

    Sin información concreta, furiosos y desconsolados, los vecinos empezaron a llenar el vacío con especulaciones y recriminaciones. Cuando la muchedumbre se reunió e hizo sentir su presencia delante de las sedes del Ayuntamiento de Kensington y Chelsea, los funcionarios abandonaron la escena para refugiarse en su propia Ciudad Prohibida, donde permanecieron ocultos, lejos de la mirada pública, como todos los resortes del poder en aquella comunidad. Pese a que se hablaba de disturbios, los vecinos de Grenfell se comportaron de manera ejemplar. Una semana después del incendio, mientras aumentaba el número de víctimas mortales, los supervivientes seguían durmiendo en coches o parque públicos.

     

    El grado en el que se habían ignorado una y otra vez las voces de la comunidad de Grenfell había desempeñado un papel clave en las decisiones sucesivas que habían conducido hasta el incendio, entre ellas el empleo –por culpa de los recortes financieros– de materiales inflamables de revestimiento y aislamiento, que contribuyeron a la propagación rápida y letal del fuego por todo el edificio.

     

    “Los materiales propuestos darán al edificio una apariencia moderna que no perjudicará la zona ni las vistas de los alrededores. Debido a su altura, la torre se ve desde la zona de conservación de Avondale, que limita con ella por el sur, y la zona de conservación de Ladbroke, situada al este. Los cambios en la torre actual mejorarán su apariencia, en especial al ser observada desde los alrededores. Por consiguiente, las reformas propuestas mejorarán las vistas de las zonas de conservación y las que se tengan desde estas”. Solicitud de planificación de 2014 para la reforma de la torre Grenfell.

     

    Siento un fuerte vínculo con los vecinos de Grenfell. Conozco el jaleo de la vida en los bloques de pisos, las escaleras sucias y oscuras, los ascensores caprichosos que huelen a orina y pelaje húmedo de perro, los conserjes malhumorados, la aprensión que se siente al entrar en el edificio o al salir, sobre todo de noche. Conozco la sensación de estar lejos del mundo, pese a verlo magníficamente por una ventana en lo alto del cielo; la sensación de aislamiento, pese a estar rodeado por cientos de personas por arriba, por abajo y por los dos costados. Pero, sobre todo, comprendo la sensación de ser invisible, a pesar de que tu comunidad puede verse desde miles de metros a la redonda y es uno de los rasgos más destacados del paisaje urbano.

     

    La comunidad de la torre Grenfell se parece a otras muchas que he visto: comunidades llamadas “desfavorecidas”, en las que existe una suspicacia patológica ante los extraños y las autoridades; en las que arraiga profundamente la creencia de que no tiene sentido participar en el proceso democrático, porque las personas que ocupan el poder no velan por las preocupaciones de los “marginados”.

     

    Lo que realmente tocó una fibra sensible fue la noticia de que los residentes llevaban años quejándose de la seguridad en la torre Grenfell y, por lo tanto, la conciencia de que el incendio habría podido evitarse. Antes del mediodía posterior al siniestro, descubrí el blog del Grupo de Acción de Grenfell, en el que se habían publicado decenas de artículos sobre una amplia gama de los complejos problemas de la comunidad. Me enteré de que los residentes habían avisado puntualmente de los riesgos que suponían los inadecuados procedimientos de seguridad contra incendios y habían cuestionado las instrucciones de “no moverse” que capturaron la atención nacional después del siniestro. De un modo inquietante, en el blog se había previsto que solo una catástrofe con víctimas mortales lograría que se prestara atención a la situación.

     

    Con el correr de los días, se abrió una ventana a Grenfell y, a través de ella, a las vidas de los marginados. Incontables artículos de prensa, boletines y programas de radio intentaron capturar cómo se vivía en una torre de pisos de protección oficial. Después de que el tema se ignorara –y desestimara– por mucho tiempo, de pronto todo el mundo tenía interés por saber qué implicaba vivir en una comunidad como aquella. Pero la mayoría de la gente, pese a sus nobles intenciones, solo pasó por ahí en una breve expedición. Una especie de safari en el que se avistaba por un tiempo a la población indígena a lo lejos, antes de que la ventana abierta a la comunidad se cerrara y todo el mundo se olvidara del tema.

     

    Se trata de un patrón que he visto repetido en mi propia comunidad desde que tengo memoria. A modo de respuesta, en Safari en la pobreza me he propuesto hacerme eco de la gente que se siente incomprendida y desoída, a fin de que este libro sea una especie de foro en el que se dé voz a sus sentimientos y preocupaciones. Los temas y cuestiones que aquí se exploran son relevantes para las comunidades –como Grenfell– en las que la gente es ignorada una y otra vez por los órganos decisorios que creen saber lo que hacen, aun cuando están fatalmente equivocados. Los asuntos que exploro en estas páginas pueden ayudar a poner en contexto el estallido de rabia que sobrevino después del incendio en la torre Grenfell y, de manera crucial, entender que esa rabia no es solo producto del incendio y la tragedia con víctimas mortales. En toda Gran Bretaña, se siente ira en las comunidades que padecen múltiples grados de carencias en materia de salud, vivienda y educación, y en las que la gente queda, en efecto, políticamente excluida. Esa ira es algo con lo que tendremos que convivir si las cosas no cambian. De acuerdo con mi experiencia y mi propia perspectiva política, en Safari en la pobreza intento exponer cómo podría ser en parte ese cambio.

     

     

     

    Crimen y castigo


    Las mujeres entran en fila india en el espacio dedicado a las artes escénicas vestidas con chaquetas moradas y pantalones de chándal. Es importante saludarlas con confianza, mirándolas a los ojos y ofreciendo un apretón de manos, aunque procurando no darse abiertamente por aludido si alguna rechaza ese ofrecimiento. Una vez que entra la última, el hombre alto y corpulento que acaba de acompañarlas cierra la puerta detrás del quinteto. Satisfecho con que el lugar está seguro, se retira junto a un compañero de trabajo a una sala de control situada al fondo. Yo invito a las mujeres a sentarse en círculo delante de un portafolio con hojas en blanco.

     

    El centro de artes escénicas, situado en lo profundo de la prisión, es todo un espectáculo. Es un teatro plenamente funcional, con un espacio para ensayos e interpretaciones que puede utilizarse para talleres, seminarios y pases de películas. La sala es fresca y oscura, lo que sorprende al entrar por primera vez, debido al contraste con el resto del edificio, que en distintos lugares es gris o blanco. En un rincón hay unos cuantos instrumentos musicales, y entre ellos la guitarra acústica es el que más se usa. En el pequeño escenario que se levanta al frente y en el centro de la sala cuelgan unas modestas candilejas sobre un equipo de sonido con múltiples altavoces. Es de las mejores unidades que he visto en una institución pública. Por lo general, los equipos de esa gama y esas características se alquilan para cada ocasión, pero por razones obvias aquí eso no es práctico; nada más entrar en la cárcel por la puerta principal, da la sensación de estar atravesando la aduana. Incluso el personal debe pasar todos los días por los mismos controles de seguridad al entrar y salir. Para los autónomos como yo, la experiencia puede ser perturbadora e intimidante, sobre todo si uno ha tenido encuentros con la policía o ha pasado por el sistema judicial. Llegar al espacio dedicado a las artes escénicas ofrece un alivio a la tensión palpable que se siente en ese entorno opresivo y potencialmente hostil, aunque debe decirse que basta un par de visitas seguidas para que uno se acostumbre y todo le parezca normal. Sospecho que muchas de las mujeres que se han apuntado al taller de hoy sobre rap lo han hecho solo porque de ese modo podían acudir aquí. En el contexto de la cárcel, la sala es una especie de oasis; si el espacio dedicado a las artes escénicas fuese la única de las instalaciones que uno visitara, no sería descabellado dudar que se está realmente en una cárcel.

     

    Después de una charla informal, que consiste sobre todo en hacer observaciones básicas sobre la sala, intento iniciar la sesión como es debido, aunque para ser sinceros me siento un poco inseguro.

     

    —¿A qué creéis que he venido? –pregunto.

     

    La experiencia me dice que es bueno comenzar por esta pregunta, porque, si bien parece vaga y casi demasiado sencilla, cumple varias funciones a la vez. De entrada, me quita inmediatamente un peso de encima, lo que es conveniente, porque no me he preparado como es debido. O, mejor dicho, he subestimado lo perplejo que me sentiría delante de un público al que no estoy acostumbrado. Poco preparado e incómodo, estoy a punto de pifiarla en una presentación que debería ser sencilla.

     

    La pregunta “¿A qué he venido?” me proporciona unos minutos para situarme y serenarme mientras oculto mi falta de preparación y mi ligera ansiedad. No obstante, también cumple otra función mucho más útil que salvar mi pellejo y es por eso por lo que confío tanto en ella. La pregunta “¿A qué he venido?”, si la gente conecta con ella, fomenta interacciones potenciales que pueden ayudar a conocer a los participantes mucho más rápidamente. Observando esas interacciones, es posible hacerse una mejor idea de sus personalidades, habilidades, capacidad de comunicación y modos de aprender, así como de la jerarquía existente en el grupo. La frase me sirve para sonsacarles qué expectativas existen sobre mí, si acaso hay alguna.

     

    Me encuentro en una institución para delincuentes juveniles con capacidad para unos ochocientos treinta jóvenes, aunque el verdadero número de residentes es un poco más alto. La mayoría de los reclusos tienen entre dieciséis y veintiún años. Los presos o delincuentes juveniles, como suelen llamarlos los profesionales, están segregados por edad y según sus delitos. Una parte de la población carcelaria está en prisión preventiva, lo que significa que espera la sentencia de un tribunal, pero que de acuerdo con un juez no reúnen las condiciones necesarias para quedar en libertad. A ese grupo se le señala con una camiseta de distinto color, en general rojo. Todos los demás visten de azul oscuro. Luego están los delincuentes sexuales, que, junto con los delincuentes bajo “protección”, están separados del resto de la población carcelaria. Los que se encuentran bajo protección lo están por su propia seguridad. Eso suele ocurrir porque los han amenazado o creen estar en peligro, o los han identificado como “chivatos”. Los protegidos pueden estarlo por muchos motivos, pero como están con los delincuentes sexuales los llaman “monstruos”, “pedófilos” o “depravados”. En la cárcel no se hacen distinciones entre chivatos y delincuentes sexuales. Para muchos de los jóvenes, el “no chivarse” constituye su brújula moral. Para algunos, ningún delito es tan vergonzoso como proporcionar información a la policía que acarree la condena penal de un tercero.

     

    La falta de espacio –debida al aumento general de la población carcelaria– provoca que muchos jóvenes con condenas leves por delitos no muy graves, como posesión de drogas o hurto en tiendas, sean colocados en las mismas zonas que los delincuentes graves más violentos, muchos de los cuales cumplen largas condenas por asesinato o por intentos chapuceros de cometerlo. El efecto de esta polinización cruzada de delincuentes violentos y no violentos es sencillamente un aumento de la violencia potencial, que es intensa en cada rincón de la penitenciaría. Curiosamente, los delincuentes sexuales constituyen el grupo menos agresivo y más cooperador de todos, y el contraste entre ellos y los demás es bastante notable.

     

    En ese entorno, una disputa ínfima puede transformarse de repente en un acto explosivo. Concebida como lugar de rehabilitación –así como de castigo–, la cárcel es con diferencia el espacio más violento de la sociedad. La violencia es tan tangible que no se puede vivir allí mucho tiempo sin verse afectado o alterado de alguna manera, lo cual explica por qué la gente tiende a adaptarse tan rápidamente a ella. Algunos se adaptan volviéndose más agresivos y violentos, otros tomando drogas como Valium, heroína o, más recientemente, cannabinoides sintéticos. Pero la ubicuidad de la violencia no es tan asombrosa para el recluso como para quienes visitan una prisión de vez en cuando. El ambiente temible y peligroso es el reflejo de las comunidades y los hogares en los que crecieron muchos de los prisioneros, donde los actos violentos son tan frecuentes que la gente se insensibiliza a ellos y habla alegremente de los incidentes, más o menos como quien habla del tiempo.

     

    Hace unos meses, en el comedor de la cárcel le rajaron la cara a alguien en una disputa por una tostada. En este clima de hostilidad social, la violencia no suele ser solo una demostración práctica de fuerza bruta, sino a menudo una forma de comunicación. Si se ve que alguien se echa atrás en un enfrentamiento, a menudo esa persona será objeto de más amenazas y ataques por parte de quienes detectan su vulnerabilidad. Cortar a alguien por una tostada puede parecer brutal, insensato y salvaje, pero de un modo retorcido también puede ser un intento de reducir la amenaza de más violencia en el futuro. Es improbable que alguien se meta con el tipo que te corta la cara por una tostada y ese razonamiento, patológico en las comunidades violentas, subyace tanto a la supervivencia como al orgullo y la reputación. De hecho, el orgullo y las bravatas suelen ser una prolongación social de un instinto de supervivencia más profundo. Con independencia del contexto, la función de la violencia suele ser siempre la misma: no es solo práctica, sino también performativa, y tiene por objeto mantener a raya a los agresores potenciales tanto como eliminar una amenaza directa. No todos los que entran en prisión son violentos, pero es difícil no dejarse llevar por la cultura de la violencia cuando se está dentro. Lo mismo se aplica a los problemas con las drogas, que a menudo se intensifican en contacto con la realidad de la vida carcelaria.

     

    En general, las mujeres son menos violentas. El grupo de esta mañana fue trasladado aquí después del cierre de la única prisión para mujeres de Escocia, Cornton Vale, cuyo mantenimiento costaba unos 13,5 millones de euros y albergaba a unas cuatrocientas reclusas y delincuentes juveniles mujeres. En 2006, el 98 % de las reclusas de Cornton Vale tenía problemas de adicciones y el 80 % tenía problemas de salud mental; el 75 % eran supervivientes de abusos.

     

    Mientras que su nuevo hogar, la institución para delincuentes juveniles, está dedicado sobre todo a la rehabilitación de varones jóvenes, estas mujeres son adultas. Algunas de ellas tienen hijos en el exterior, que viven al cuidado de familiares o instituciones estatales. Dos o tres de ellas tal vez piensan en eso mientras miran al vacío, desconcertadas por mi pregunta directa.

     

    Debo admitir que en otras ocasiones he empezado con más fuerza. A veces, paso sin fricciones por el momento inicial y enseguida me meto a la gente en el bolsillo, pero hoy me encuentro inhibido por las mismas dudas que detecto ligeramente en las reclusas. Les señalo que nadie está obligado a responder a la pregunta de por qué están aquí, pero para mis adentros realmente tengo la esperanza de que alguien lo haga. Si alguna de ellas se arriesga a ser la primera, puede que sus palabras me transmitan información vital sobre su persona individual y, por ende, sobre el grupo. Por ejemplo, algunas personas levantan la mano antes de hablar; según el contexto, eso puede ser indicio de buenos modales u obediencia a la autoridad. Otras interrumpen antes de que uno termine de hacer la pregunta, lo que puede indicar entusiasmo, confianza o la necesidad de marcar límites claros. Es útil no suponer demasiadas cosas sobre los individuos y los grupos de acuerdo con cómo se comportan al principio. Alguien que interrumpe sin parar puede tener un problema de audición o dificultades de aprendizaje. Desde luego, no puedo eliminar todas las suposiciones de mi cabeza, pero sí prestar atención a las que se me van ocurriendo sin actuar en consecuencia. Estas suposiciones dicen tanto sobre mi persona como sobre las personas a las que juzgo.

     

    En el entorno carcelario, cuando propongo un debate, procuro dar por válidas todas las formas de comunicación verbal, al menos al comienzo. También es importante no imponer reglas demasiado pronto, sobre todo si aún desconozco los datos básicos sobre las personas con las que estoy hablando. En estos primeros instantes, lo que hago es tratar de entablar un vínculo basado en el respeto mutuo, lo que con suerte ayudará a que me dejen entrar en su comunidad. Mis posibilidades de lograrlo aumentan cuando les reconozco que son personas con voluntad propia.

     

    “¿A qué creéis que he venido?” establece un tono colaborativo y funciona como una declaración de intenciones. Muchas de las mujeres –y de la población carcelaria en general– están acostumbradas –incluso condicionadas– a que les hablen figuras de autoridad que ejercen su poder sobre ellas. Aunque eso es apropiado en el entorno carcelario, suele ocurrir que las figuras de autoridad, con el tiempo, se olvidan de escuchar activamente a las personas que consideran sus inferiores, bien social o profesionalmente. Entre los profesionales y los usuarios del servicio se abre un abismo que puede llenarse de malentendidos si alguien intenta cruzarlo. Por ello, la gente tiende a cerrar filas en torno a los suyos y llevar una conducta uniforme, con independencia del lado de la brecha en el que se encuentre.

     

    Al comenzar el taller con una pregunta, señalo al grupo que esa dinámica ha quedado temporalmente suspendida. Que la circulación habitual del poder se ha interrumpido. Les hago saber que no solo no cuento con todas las respuestas gracias a mi estatus elevado, sino también que no sé nada en absoluto sin sus aportaciones.  Las mujeres también pueden inferir que, al hacerles una pregunta, estoy valorando sus experiencias y percepciones.

     

    —Tú eres el rapero loco –dice una mujer con cicatrices autoinfligidas en los brazos.

    —Hemos venido a escribir canciones –dice otra, arrastrando las palabras de un modo que indica el uso de metadona o tranquilizantes.

     

    Con cada respuesta, empiezo a formarme una idea de las personas y el material con los que realmente voy a trabajar en el taller.

     

    —Así es –contesto, para luego preguntarles cómo se llaman y ponerlas un poco en antecedentes sobre quién soy. Esto último siempre lo hago con la breve interpretación de un rap. La canción se llama Salta y la escribí especialmente para dirigirme a los grupos de un modo expeditivo, algo esencial cuando se trabaja con gente que tiene poca concentración y escasa autoestima. Cuanto antes crean que saben de qué va la cosa, mejor será. Cuanto más rápido sientan que les interesa participar en el taller, menos improbable será que se rebelen o se muestren desganados. Cuanto antes les enganche el libro, más difícil les será dejarlo.

     

    A menudo la ansiedad o el miedo relacionados con una actividad o una tarea se presentan bajo la forma de una actitud perezosa o conflictiva. Con los años, he aprendido ciertos trucos para capturar el interés de la gente. Uno de ellos es decirles algo positivo. Toda interacción es importante en la medida en que ofrece una oportunidad para reconocer o reafirmar algo sobre sus participantes. Funciona aún mejor si se reconoce algo que se les da bien: habilidades o rasgos personales que ya poseen y que no necesitan adquirir de nadie más. Resulta más difícil desentenderse cuando alguien siente que tiene algo que perder. Elogiar la caligrafía, el sentido del humor o cierta expresión verbal de una persona puede servir de mucho. A lo mejor una persona se queda callada, pero tal vez tiene un tatuaje interesante o una gran habilidad para combinar los colores de lo que lleva puesto. Esas cosas indican una profundidad, riqueza y voluntad que merecen señalarse. En el mundo de las prisiones, las cosas más pequeñas son enormes y, aunque te pueden rajar la cara por una tostada, la polaridad de un día común también puede invertirse gracias a una simple muestra de amabilidad.

     

    —Tienes una caligrafía preciosa.

     

    En cuanto dices algo positivo, sea lo que sea, el o la participante lo desviará instintivamente, reforzando la negatividad familiar.

     

    —¿Yo? Pero ¡qué caligrafía…! Soy una idiota, no sé escribir.

     

    Pero si prestas atención notarás que, en cuanto apartas la vista, se les ilumina la cara y se cohíben por el elogio recibido. Cuando las cosas salen bien, puede que más tarde piensen en el elogio con más detenimiento y hasta acepten la posibilidad de que sea cierto.

     

     

    Esas pequeñas interacciones nos ayudan a mí y a los participantes a meternos en la piel del otro, creando la proximidad necesaria para fomentar la seguridad y la confianza en uno mismo dentro del grupo.

     

    Los participantes con barreras educativas como la poca alfabetización o la escasa autoestima suelen provenir –aunque no siempre– de estratos sociales en los que sus habilidades no se reconocieron ni se nutrieron, lo que les pone más difícil asumir riesgos. Ese grupo puede sentirse abrumado e incluso intimidado de solo pensar en voz alta o expresar una opinión, de manera que debes poner tu intuición al servicio de las necesidades de cada persona si quieres lograr que salga de su zona de confort. Para quienes acaban en prisión, con frecuencia es peor; sus capacidades han sido reprimidas, ridiculizadas o activamente desalentadas, hasta el punto de que son una fuente de incomodidad o vergüenza. Eso puede llevar a que tiendan a ocultar los aspectos de su personalidad que revelan sus vulnerabilidades y a reforzar la creencia de que son estúpidos. Si al principio una lección se hace lenta, la gente desconecta, pues supone que la culpa es de su falta de inteligencia, aun cuando resida en un moderador poco preparado como yo. Esta creencia fundamental de no ser lo bastante listo a menudo se manifiesta a través de una actitud perturbadora, conflictiva o agresiva. El participante utiliza la conducta desafiante para evitar cualquier interacción que pueda revelar en él miedo, sensación de inaptitud o vulnerabilidad.

     

    En talleres como este, intento romper el hielo con una canción. Como decía, uno de los temas se llama Salta. Los primeros versos dicen: “De niño, no me fiaba de nadie, miraba el mundo por el cristal del autobús, con una piruleta en la boca, y el cole no estaba mal, porque así escapaba de casa”.

     

    La letra es autobiográfica y describe mis años de escolar y la muerte repentina de mi madre. Pero la canción está expresamente cargada de imágenes y lenguaje de las comunidades de clase media baja, con referencias a productos alcohólicos como MD 20/20 y Buckfast y a raperos como Tupac Shakur. Los temas relacionados con la disolución familiar, el abandono, el alcoholismo y la pérdida, así como las burlas juguetonas dirigidas a la burguesía y las fuerzas del orden no solo reflejan las experiencias de las participantes del taller, sino que, de un modo aún más importante, reconocen la validez de esas experiencias. La canción, considerada grosera, ofensiva o poco sofisticada, como buena parte de la cultura con la que dialoga, las atrae porque revela la riqueza de su propia experiencia, la poesía oculta en sus vidas, que el conjunto de la sociedad a menudo tiene por negligentes o vulgares.

     

    Imponer castigos es el papel del Estado. Mi tarea es ayudar a esta gente a expresar su humanidad en un entorno donde puede suponerles la muerte.

     

    Ya sea en un medio carcelario o en cualquier otro poblado por las clases sociales desfavorecidas, los participantes suelen estudiarme cuando hablo buscando señas de que pueden confiar en mí, de que soy “legal. Se fijarán en cómo hablo, qué palabras utilizo y el dialecto en el que las pronuncio. Instintivamente intentarán medir la distancia que separa a la persona que realmente soy de la persona que digo ser. En este entorno, la autenticidad es la vara con la que se mide a todo el mundo. De ahí que rara vez se encuentre a gente de estatus elevado, dueña de un lenguaje elevado, trabajando en comunidades como esta, a menos que vayan rodeados de guardias de seguridad o estén en posesión de alguna autoridad legal. Cuando la gente va a trabajar a las prisiones, a menudo adopta personalidades que cree que resultarán atractivas para los participantes, olvidando que la población carcelaria está llena de algunas de las personas más emocionalmente intuitivas y manipuladoras que cabe encontrar.

     

    Aunque la gente acaba en prisión por muy distintos motivos, se observa un patrón común: la mayoría de las personas que están tras las rejas experimentaron abusos de naturaleza emocional, psicológica, física o sexual antes de cometer un delito. El maltrato o el abandono por parte de un cuidador parece desempeñar un papel importante como germen de conductas delictivas: baja autoestima, bajo rendimiento académico, abuso de sustancias y exclusión social.

     

    Hacia el final del taller, una mujer, que hasta entonces ha permanecido callada, menciona de pasada que sus padres y su hermana murieron hace poco, después de comprar Valium adulterado en la calle. Aun así, la mujer continúa usando el fármaco en prisión. Está presa porque cargó con la culpa de una acción de su novio. Aun así, él acabó dentro de todas maneras, pues empezó a usar heroína poco después del asesinato de su mejor amigo, que presenció en su propio apartamento. El motivo fue una disputa por drogas. La mujer contará la historia de su familia muerta varias veces durante nuestro trabajo, casi como si se olvidara de la vez anterior. A la cuarta semana, derrama una lágrima. Me dice que es la primera lágrima que derrama delante de otras personas en prisión. Es su manera de hacerme saber que confía en mí. Cuando rompe a llorar, las demás la consuelan con todo el cuidado y la ternura de una familia cariñosa y solícita, algo que muchas de ellas nunca han conocido.

     

    Muchas de las personas que están en esta cárcel son delincuentes reincidentes. Muchas merecen estar presas por lo que han hecho. Muchas merecen un castigo por sus delitos contra ciudadanos inocentes y honrados. Cuando se trabaja en este entorno es fácil olvidar a las víctimas de sus delitos. Pero, aun cuando es fundamental reconocerlo, también es cierto que buena parte de la conducta destructiva y socialmente dañina que se ve en los delincuentes tiene un punto de partida definido. Si uno coge casi a cualquiera de los residentes de esta cárcel, exceptuando a los psicópatas y los criminales dementes, y rebobina sus vidas hasta el momento anterior a que se convirtieran en delincuentes, lo que se encontrará con toda probabilidad es que, de niños, ellos mismos fueron víctimas de alguna forma de violencia.

     

     

    Menuda ciudad


    En general, las noticias y la cultura son dos ámbitos en los que se expresa claramente la desigualdad social. Otra esfera donde se reflejan las disparidades de las experiencias sociales es en los respectivos niveles de vida de las distintas clases. Con ello no quiero decir que todo el mundo deba acceder a las mismas viviendas de lujo ni que todas las viviendas protegidas deban ser inferiores a las que no están subvencionadas. Solo me limito a señalar un campo en el que se ve una clara división entre los que tienen y los que no tienen. Es importante reparar en esas divisiones dondequiera que se encuentren, porque pueden explicar por qué las personas de distintas extracciones sociales a menudo piensan, sienten y se comportan de manera diferente. Entender de qué manera las condiciones de existencia influyen a largo plazo en las actitudes y los logros de cada cual es clave para afrontar los pormenores de la desigualdad social. Esos pormenores a menudo son puestos en entredicho porque se pierden en la explicación cuando intentamos comunicarnos a través del abismo creciente de las diferencias de clase.

     

    No hace falta ser profesor de arquitectura para notar la brecha que separa a las clases sociales en materia de calidad de vivienda; en Glasgow, las torres de pisos de protección social son sinónimo de precariedad. Como muchos otros estereotipos asociados con las comunidades desfavorecidas, la idea de que las torres son viviendas desagradables no es falsa, pero sí algo injusta: existen muchas comunidades prósperas en bloques de pisos y no todos estos son peligrosos, focos de drogas ni nidos de delincuencia. Ni siquiera todas las espantosas torres que dieron lugar al estereotipo eran malas.

     

    Pero unas cuantas de ellas eran lo bastante malas –y lo siguen siendo– como para que su reputación, justa o no, las preceda.

     

    Como sucede con muchas épocas de la actividad humana, es fácil mirar atrás y burlarse de quienes aprobaron ingenuamente unos programas habitacionales que llegarían a simbolizar la decadencia urbana y la precariedad social. Aun así, la idea de amontonar a los pobres verticalmente quizá pareció muy buena a mediados del siglo XX, al cabo de décadas de crecimiento demográfico fomentado por sucesivas revoluciones industriales, pero dio inicio a una nueva serie de problemas sociales que caracterizarían la pobreza durante varias décadas.

     

    En medio de la expansión económica de finales del siglo XIX, cuando podían expoliarse incontables botines materiales –y había mucho trabajo disponible–, habría sido difícil prever –o considerar preocupante– el retroceso sociocultural que se ocultaba en el horizonte neblinoso y lleno de humo de la civilización occidental, que avanzaba confiada hacia el siglo XX con rugidos, fábricas y vapor. Aquel periodo de crecimiento económico dio lugar a la creación del mundo moderno y no ha tenido parangón en la historia humana. Por primera vez, el nivel de vida y los sueldos aumentaron de manera constante; y la producción en masa, hecha posible por la maquinaria fabril, creó numerosos cambios en la industria, así como en la emergente economía mundial. No obstante, en ninguna esfera se sintió tanto el cambio como en las vidas de los trabajadores comunes, que se transformaron radicalmente debido a la tecnología.

     

    Al cabo, esa fase de crecimiento, alimentada por la expansión imperial, se extralimitó y se ralentizó inevitablemente. Conforme el Imperio británico se retiró de todos los rincones del mundo tras la Primera Guerra Mundial, las imprevistas consecuencias sociales de un crecimiento demográfico demasiado rápido comenzaron a manifestarse no solo en la depresión económica, sino también, de manera más inquietante, en las condiciones sociales, la salud y la conducta de las clases bajas.

     

    En Glasgow, la segunda ciudad del Imperio, los prósperos suburbios industriales como Gorbals, donde la población nativa e inmigrante había hecho eclosión en el siglo XIX, se volvieron culturalmente tensos, insalubres e invivibles. Los trabajadores, cansados de los bajos niveles de vida y de las condiciones de empleo atroces, comenzaron a organizarse y forzaron al Gobierno a hacer concesiones en esferas como el empleo y la vivienda, que se convirtieron en la base de los derechos humanos. Entre ellas figuraba la reducción de la semana laboral, así como la primera ley de vivienda, aprobada en 1919, que garantizaba servicios básicos que ahora damos por sentado, como la electricidad, el agua corriente y los inodoros con cisterna.

     

    Pese a esos avances, en la década de 1930 continuó el descenso de Gorbals hacia la marginación y la zona pronto se convirtió en sinónimo de violencia: a menudo se decía que era el lugar más peligroso del Reino Unido. El parque de viviendas protegidas de Gran Bretaña se creó apresuradamente para satisfacer una demanda creciente y en Glasgow no pasó mucho tiempo hasta que las viviendas, que entonces proporcionaban alojamiento a unas quinientas mil personas, no dieron abasto. Las familias de cinco, seis y a menudo más personas se hacinaban en una sola habitación, calle tras calle, en casas ruinosas.

     

    Se propusieron diversas soluciones. Una de ellas era la concepción y creación de “planes de vivienda”: zonas residenciales situadas en el extrarradio que aprovechaban el espacio abierto alejado del centro. Esos barrios ayudarían a aliviar las zonas como Gorbals, que ya estaban peligrosamente superpobladas. Los planes de vivienda utilizarían el espacio colindante y, además de brindar a las familias residencias modernas, proporcionarían espacio de ocio. Sin embargo, la Segunda Guerra Mundial interrumpió esos planes, que no se reanudaron en muchos años. El programa “de posguerra” del Gobierno se comprometió a construir cincuenta mil nuevas viviendas por año, en un intento de limpiar los barrios bajos. Pero, a diferencia de las zonas como Pollok, Easterhouse y Castlemilk, situadas en las afueras de Glasgow, el espacio disponible en la ciudad era escaso, lo que suponía un reto para los planificadores.

     

    En la década de 1950, se pregonó que la solución para las zonas urbanas del centro de la ciudad eran las viviendas de protección social en torres de pisos, una idea importada de la Europa continental, y en la década de 1960 algunos arquitectos de renombre, como sir Basil Spence, se precipitaron a rediseñar los barrios marginados. “Cuando el espacio escasea, hay que construir en altura”, afirmó un reportero, según muestran las imágenes del documental de 1993 High Rise and Fall (Torre y decadencia). Como se demuestra vívidamente en la película, construir en altura fue exactamente lo que se hizo. Algunas estructuras icónicas de varios pisos surgieron de las cenizas de los barrios bajos, un homenaje a las ambiciones ascendentes de los habitantes de la ciudad. Pero, si bien los planes de viviendas parecieron ser un éxito, al menos en sus comienzos, al cabo de dieciocho meses, para horror de los políticos y los residentes, los vecinos del grupo de torres llamadas Queen Elizabeth las habían rebautizado con los nombres de Alcatraz, Barlinnie y Carstairs, dos de los cuales remiten a prisiones violentas y el tercero a un hospital escocés para criminales dementes.

     

    Los residentes empezaron a considerar que vivir en muchas de las torres, por prometedoras que fuesen en sus inicios, era peligroso e indeseable. No solo tenían que soportar problemas estructurales que creaban humedad y unas ventanas famosas por abrirse cuando soplaba mucho viento, sino que en los alrededores de los edificios empezaron a reunirse traficantes de droga en busca de nuevas oportunidades económicas. A medida que las industrias tradicionales, como la siderurgia y la minería del carbón, se fueron cerrando, aumentó el desempleo y muchas personas quedaron paradas y desmoralizadas. El fracaso incuestionable de las torres de viviendas en esa parte de la ciudad –y en otras similares– fue devastador no solo para los representantes locales, sino más aún para los residentes, que acababan de dejar los barrios bajos para comenzar una nueva vida en los “rascacielos” del futuro.

     

    Aquellos “jardines en el cielo” de muchos pisos, así como los principios socialistas que simbolizaban, eran intentos no solo grandiosos, sino serios y ambiciosos de aumentar considerablemente el nivel de vida de la clase trabajadora; contemplaban integrar la historia rica y superpuesta de la comunidad local en los contornos de la arquitectura misma. Spence, el creador del infame grupo de torres Queen Elizabeth, que se convirtió en el centro del horrendo estereotipo posterior, imaginaba que las tres torres juntas darían la apariencia majestuosa de grandes barcos con las velas desplegadas.

     

    Es una idea muy bonita, pero, como observó un vecino refiriéndose a la imagen marítima, “la única forma en que te podías llevar esa impresión era mirando las torres desde Richmond Park”, un espacio verde situado al menos a un kilómetro y medio. Resulta absurdo que aquel homenaje potencialmente imponente a las utopías europeas, que consumaba a la perfección la unión del arte elevado y las necesidades sociales, solo se consolidara desde lejos. Una manera mucho menos pretenciosa de decir lo anterior es que los apartamentos tenían más sentido cuanto más te apartabas de ellos, lo que suponía un problema para quienes vivían dentro. Había un error fatal en el modo en el que Spence había concebido la comunidad. Un error relacionado con sus supuestos sobre los deseos y necesidades de la clase trabajadora que no podía corregirse por mucha habilidad técnica, toque artístico o intenciones nobles que se tuvieran. La falta de consultas a la comunidad misma sobre sus necesidades y aspiraciones, y una etapa de diseño repleta de supuestos bienintencionados, pero fruto de privilegios, dieron lugar a que, veinte años después, muchas de aquellas estructuras de vanguardia acabaran siendo derribadas, destinadas a la demolición o superficialmente remozadas para adquirir una apariencia menos brutal. En comunidades como Gorbals, reunirse con entusiasmo para presenciar cómo la historia se hace escombros se ha convertido no solo en una tradición, sino en una expectativa. Perdura hasta el día de hoy.

     

    Las viviendas en las torres de Gorbals constituyeron una costosa lección de humildad sobre la regeneración urbana y el legado cultural, pues los traspiés de entonces siguen proyectando su larga sombra sobre la ciudad. Miles de familias que se esforzaban para llegar a fin de mes fueron sometidas a una presión tan grande que las alteró física, psicológica y emocionalmente. Los restos de la economía local se adaptaron para abastecer las demandas cambiantes de la comunidad; las tiendas de comestibles, los pubs, los locales de comida para llevar, las salas de bingo, las casas de apuestas y, más tarde, los traficantes de droga proporcionaron un alivio fugaz a la sombría realidad de la desindustrialización. Pero esas actividades en apariencia inofensivas pronto se convirtieron en vicios que acabaron provocando epidemias de salud pública. En condiciones sociales tan opresivas y deprimentes, la gente comenzó a desconfiar de las instituciones públicas y de las diversas figuras de autoridad, como la policía y los trabajadores sociales, que llegaban para contener la creciente marea de problemas sociales.

     

    Mientras tanto, en las zonas más problemáticas de aquellas comunidades desfavorecidas, las personas se ocultaban en los márgenes oscuros e intentaban criar niños mientras se abandonaban a vidas de alcoholismo y abuso de sustancias.

     

    Entre esos niños estaba Sandra Gallagher. Mi madre.

     

     

     

     

    Estos textos corresponden al libro Safari en la pobreza. Entender la ira de los marginados de Gran Bretaña que, con traducción de Martin Schifino, acaba de publicar la editorial Capitán Swing.

     

     

     

     

    Darren McGarvey (Glasgow, Reino Unido, 1984) es un rapero (su nombre artístico es Loki) y comentarista social escocés, que se crio en Pollok, en el sur de Glasgow, y estudió Periodismo en el Glasgow Clyde College. Entre 2004 y 2006 escribió y presentó ocho programas sobre las causas del comportamiento antisocial y la privación social para BBC Radio Scotland. Ha trabajado con la organización juvenil Volition enseñando a jóvenes a rapear, y en 2012 dirigió un taller de power-rap para escuelas, alentando a los jóvenes a explorar temas importantes a través de la música y las palabras. En 2009 formó parte de la Comisión de la Verdad de la Pobreza organizada en Glasgow. En 2015 estuvo seis meses como rapero residente en la Unidad de Reducción de la Violencia (una institución creada por la Policía escocesa para combatir los comportamientos violentos dentro de la comunidad). En abril de 2016, McGarvey apareció en el documental The Divide hablando de su alcoholismo y del impacto que ha tenido en su vida. En octubre de 2017 reclamó la falta de apoyo para la clase trabajadora y las comunidades desfavorecidas por parte de Creative Scotland, el organismo principal que financia a las compañías de arte y los artistas de Escocia. Su libro Safari en la pobreza obtuvo el Premio Orwell de 2018 y los jueces dijeron que se trataba exactamente de “la obra que Orwell habría querido que ganara”.

    ¿Erratas o imprecisiones? ¡Escríbanos!

    CAPTCHA
    Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

    Compartir

    ImprimirImprimir EnviarEnviar
    Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

    Comentarios

    Enviar un comentario nuevo

    El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
    • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

    Más información sobre opciones de formato

    CAPTCHA
    Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

    (*) Campos obligatorios

    Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

    ISSN: 2173-4186 © 2019 fronterad. Todos los derechos reservados.

    .