Entre   |  Regístrese

El arte del ajedrez el blog de Amigos del ajedrez


Tamaño de texto: A | A | A

15 de marzo, 2019

ARTE64 Efecto mariposa

 

 

 

    J. Monteiro da Silveira: “La Stratégie” (1933)

 


 

 

                                         Las blancas dan mate en 2 jugadas

 


El nombre de Edward H. Lorenz (1917 – 2008) les debería sonar a algunos lectores de ARTE64, aunque no se trate, esta vez, de un ajedrecista. De hecho, este matemático y metereólogo estadounidense fue pionero en el desarrollo de la famosa teoría del caos a mediados del siglo pasado y el que acuñó el no menos conocido término efecto mariposa.

 

Dicha teoría encuentra su aplicación en la rama de las matemáticas, la física y otras ciencias (como la biología, meteorología, economía, entre otras), en todos aquellos sistemas complejos y  dinámicos que resultan muy sensibles a las variaciones en las condiciones iniciales.

 

¿Qué tienen todas estas nebulosas consideraciones que ver con el ajedrez? ¡Mucho más de lo que se podría pensar, a primera vista!

 

En efecto, se ha descubierto que pequeñas variaciones en dichas condiciones iniciales pueden implicar grandes diferencias en el comportamiento futuro, imposibilitando la predicción a largo plazo. Y según el efecto mariposa, una perturbación inicial, por muy nimia que parezca, es capaz de generar consecuencias significativas, y a veces catastróficas, a corto o medio plazo.


¿Ya va entendiendo la relevancia que puede llegar a alcanzar el efecto mariposa en el campo de las 64 casillas?

 

Así pues, como bien sabe todo ajedrecista con cierte experiencia, no es raro que una jugada de apariencia tímida e intranscendente sea el preludio de un cataclismo en el tablero. En el diagrama que le presentamos hoy, obra del compositor catalán Valentí Marín y Llovet, usted deberá hallar –en un tiempo límite de 8 minutos–. La jugada efecto mariposa, trivial e inocente, que permite liquidar al monarca negro en un par de jugadas.

 

Solución de “Zugzwang ganador”:

 

 

 

 

La ganancia no es tan sencilla como parece, ya que el ensayo 1.Ra8?, intentando a7 y b8, se ve inmediatamente refutado por el avance 1…c2! y la subsiguiente captura del peón a6. Por lo tanto, Spasski tuvo que valerse de un certero mecanismo de Zugzwang para imponerse:

 

1.b8=D! Ab8:+  2.Rb7!!

 

Y Milic se quedó perdido después de pocas jugadas, no pudiendo evitar la coronación del candidato a6:

 

2…c2  3.Ac2: Rb5  4.Ad3+ Ra5  5.Rb8:  1-0

 

¡Un final ciertamente muy didáctico!

 

René Mayer   (remay47@yahoo.es)

Twitter: remay@remay99353001

Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

ISSN: 2173-4186 © 2019 fronterad. Todos los derechos reservados.

.